La vibración del amor es la frecuencia más alta de la #energía. Cuando logramos vivir vibrando en esta frecuencia podemos expresar las cualidades del gozo, la paz, la generosidad, la compasión, el perdón, la tolerancia y la gratitud. La vibración del amor nos eleva a un estado más alto de conciencia y nos libera de pensamientos, sentimiento y acciones de los cuales podríamos llegar a ser víctimas. Dejamos atrás temores, culpa, avaricia, arrogancia y la porfiada necesidad el ego de estar siempre en lo correcto. Al estar libres de la carga de negatividad y pensamiento limitado, comenzamos a sentirnos mucho mejor y a irradiar confianza. Nos convertimos en imanes que atraen nuestro bien.

Puede ser que no sepamos cómo atraer el #amor a nuestra vida. Puede ser que no sepamos exactamente qué pasos dar en esa dirección, qué decisiones tomar, cómo comportarnos o qué cambios realizar. Pero una cosa sí es segura: si vibramos en esa frecuencia, el amor nos encontrará.

¿Cómo vibrar entonces en la frecuencia del amor?

Pues atrayendo el amor de una manera intuitiva. Es decir, pensando en el amor, actuando con amor, sintiendo el amor, regalando amor, tratándonos con amor. Cuando vibramos con esa energía, no hace falta que encontremos respuestas ni conceptos específicos desde la razón. No hace falta darle explicación a los acontecimientos, sino simplemente dejarnos llevar por nuestra naturaleza última, que es el amor, sin desentrañar su misterio.

 

PIEDRAS PARA VIBRAR EN AMOR

CUARZO ROSA: El Cuarzo Rosa es la piedra más importante para el corazón y el cuarto chakra. Infunde la energía del verdadero amor por nosotros mismos y por los demás. Da coraje, sana las emociones traumáticas y las heridas emocionales. Restaura la armonía en las relaciones de pareja o familiares. Reduce la agresión, el resentimiento y el enojo. Es especial para la ansiedad y el estrés. Ayuda a eliminar la angustia y a calmar los celos.

JADE: Esta valiosa piedra como lo es el jade tiene la fuerza de atraer y mantener el amor.  Trabaja bajo influencias de la liberación, la protección, la sanidad, y sobre todo, el poder. Entre las tantas propiedades que arroja dicha piedra, también interviene de manera especial en ese sentimiento. Es un excelente reparador de la salud: mejora órganos dañados, alivia dolencias del cuerpo y ayuda en estados de presión y estrés. Sirve para eliminar las malas vibras del hogar y según las creencias ancestrales es una piedra de buena suerte.
PIEDRA LUNA: La Piedra Luna es ideal para calmar nuestros nervios, serenar nuestro espíritu y nuestra mente. Nos permite tomar una actitud mucho más serena y relajada en nuestra vida. Es una piedra receptiva que atrae el amor. Se recomienda para aquellas personas que son excesivamente activas y que no encuentran el modo de descansar. Su energía ayuda a restablecer la armonía de cualquier situación y emoción descontrolada. Perfecta para conciliar el sueño. Amuleto de protección para viajeros.