logo-pia-nuevo-2021-100px

Inicio

Tienda

Buscar por categoría

Buscar por vibración

Buscar por piedra

Buscar por signo

Gemoteca

Talleres

Blog

¿Cómo Comprar?

Carrito

Los grandes sabios, sobre todo en Oriente entendían la poderosa herramienta que es la mente. Lamentablemente nosotros nacimos bajo un condicionamiento cultural, ignoramos que tenemos la capacidad de crear por que nadie nos enseñó que tenemos este “poder”, creemos que las cosas simplemente nos suceden por azar y que a algunos les va bien y a otros les va mal, pero la verdad es que no es así.

Cada uno de nosotros tenemos una parte “material” que es nuestro cuerpo y otra parte que es “energía” y es esa parte precisamente la que ignoramos. Tendemos a pensar que nuestra alma esta dentro de nosotros, como si fuera algo pequeño y sin poder, pero nosotros no tenemos un alma, SOMOS un alma y tenemos un cuerpo.

Lo que la mayoría de las personas no comprende, es que cada pensamiento tiene una frecuencia, podemos medir un pensamiento y por lo tanto, si estas pensando -ese pensamiento- una y otra vez, si estas imaginando en tu mente que tienes el dinero que necesitas, que puedes comprarte un auto nuevo, que encuentras a esa persona con quien compartir tu vida, lo que sea que desees, si te imaginas -como es eso-, estas emitiendo esa frecuencia en una base sólida.

Todos somos capaces de crear nuestra propia realidad y de dejar de ser una víctima de las circunstancias para convertirnos en arquitectos de nuestras propias vidas.

Seguramente te estarás preguntando ¿pero cómo? Si yo quiero un montón de cosas y no suceden. Necesito un buen trabajo, necesito salud para mis hijos, necesito entrar a la universidad etc. Lo deseo con todo mi corazón y sin embargo no sucede. Aquí esta el punto clave, para poder crear hay un orden del que tenemos que ser conscientes.

¿Que debemos hacer para generar estos cambios?

  1. Limpiar nuestra cabeza de pensamientos inservibles. Las personas tienen aproximadamente 50.000 pensamientos diarios, de ellos 45.000 son tonteras: miedos por el futuro, cosas que aun no han sucedido o angustias por cosas que sucedieron hacia atrás. El cerebro esta ocupado por mucha “basura”, lo primero que tenemos que hacer es desocupar la cabeza, lo que cuesta muchísimo, si nos proponemos de manera sistemática limpiar nuestro cerebro, necesitaremos unos meses para poder sentir alivio. Tenemos que ser pacientes y constantes, ya que los cambios no llegarán de la noche a la mañana.

 

  1. Proponerle a tu ser: “yo deseo una vida plena” “yo deseo viajar” “yo deseo salud para mi hijo”. Aquí hay un punto muy importante que es la diferencia entre querer y desear.

Definición de diccionario de “querer”: carencia, ausencia, quedarse corto, no tener, necesitar, falta de algo.

Definición de diccionario de “deseo”: gozo, ganas de obtener algo y de atraerlo hacia ti.

Por lo tanto debemos erradicar la frase “yo quiero” ya que estamos afirmando desde ya que “no lo tenemos” y que “nos hace falta”.

  1. Luego hay que agregar un sentimiento muy profundo. Cuando estoy entusiasmado es cuando tengo más potencia. Una vez que propongo algo tengo que sentir gusto, gozo, agrado y un entusiasmo por ello. No puedo pensar por ejemplo en abundancia y riqueza si no pongo alegría. Hay que pensar y sentir en grande.

 

  1. Proponer una imagen en tu cabeza muy clara de lo que deseas ¿se realmente lo que deseo? ¿he hecho un plan con lo que yo deseo en mi vida? o mi cabeza esta todo el día dando vueltas en lo que me causa problemas, en las deudas y en las peleas. Debo usar esa misma fuerza para exponer las cosas que si deseo. Cualquier cosa que desees primero poséelas en la mente: Si estoy llena de pensamientos negativos, todo lo que yo estoy pensando, con imágenes y creando, esta ya existiendo y lo voy a atraer hacia mi. Hay que estar muy enfocados y claros. Tenemos que tener una imagen muy clara. Si es necesario podemos apoyarnos recortando fotos de revistas o poniendo de fondo de pantalla en el celular la imagen de lo que deseo.

 

  1. Ser específico y concreto: cuando tu tienes un deseo específico y luego cambias de opinión, la realidad se distorsiona. Tienes que sabe que la realidad es algo muy sensible y muy maleable. Se expande y se contrae. A veces estamos a punto de recibir algo y cambiamos de opinión, por lo tanto esto se aleja.

 

  1. Entregar atención y energía: Si pongo atención a las deudas, más deudas voy a tener, si pongo atención a las soluciones, voy a tener soluciones, por lo tanto hay que cambiar el foco.

 

  1. Tener paciencia y permanecer en calma. La calma tiene que ver con la certeza, la fe absoluta. Einstein decía que energía era igual a materia. Solamente hay que acelerar mucho la materia para convertirla en energía y en este caso aplica lo mismo al revés, si tu tienes todo en el plano de la energía tienes que desacelerarte para hacerlo materia. Entonces cuando me acelero dejo el deseo en el plano de la energía, cuando para materializarlo tengo que hacer todo lo contrario, calmarme y dejar fuera la ansiedad.

 

  1. No juzgar: todos los pensamientos que yo genero hacia fuera crean una realidad por lo tanto, al igual que un boomerang, si yo emito y lanzo un juicio, este va a volver a mi y yo voy a ser juzgado, esta es la ley de causa y efecto que funciona de atracción. Si tu haces algo bueno para ti, haz cosas buenas para los demás, desea cosas buenas para los demás.

 

  1. Evitar leer o ver malas noticias: Necesitamos estar creando una nueva realidad constantemente de manera consciente y de manera positiva. Por lo tanto si yo estoy constantemente viendo cosas terribles, tragedias, dolores, empezare a sentir miedo y empezare a crear esta realidad.

 

  1. Y finalmente No decir “NO” ya que no entendemos las sentencias negadas, el universo no entiende la palabra no.

 

Les recomiendo leer en familia el libro “ver bajo el agua” de la autora y especialista en coaching María Elena Sarmiento, el que esta dirigido a enseñarle a los niños que ellos son creadores de su propia realidad.