LA ABUNDANCIA NO SE ADQUIERE, SE SINTONIZA.

¿Qué es la abundancia? La abundancia es un estado del ser. Es un estado en el cual sientes que tienes todo lo que quieres. Es un sentimiento activo, una emoción y por lo tanto, una vibración.

La mayoría de las personas aún desconoce el gran poder que tiene nuestra mente; la capacidad de atraer cosas y el hecho de que todo aquello que aceptamos en nuestra mente es real para nosotros (incluso aquellas cosas que no son verdad). Por lo general las personas tienden a no darse cuenta de que todo lo que tenemos en nuestra vida lo hemos pedido o permitido de una u otra forma, con propósitos conscientes o inconscientes y, saberlo, es una gran herramienta para sintonizar con la realidad que deseamos para poder así co-crearla. Las palabras crean pensamientos y realidades y, por tanto, a través de ellas podemos crear realidades beneficiosas o nocivas para nosotros. Si consideras que algo es verdad, el Universo traerá experiencias que confirmen tu realidad, pues vives experiencias que ya tienes programadas. Es así como; si yo pienso que mi trabajo es un lugar horrible, que me explotan, que me tratan mal y que tengo mala suerte, el Universo, obedientemente traerá para mí experiencias que validen ese pensamiento, que va a sintonizar a su vez, con un sentimiento de malestar una y otra vez cayendo en un círculo vicioso.

Por eso es tan importante entender que la mente es el origen de la abundancia. Todas las personas nacemos abundantes, por el simple hecho de vivir en un universo abundante y de recursos ilimitados (aunque nos hayan hecho pensar lo contrario). Lo que pasa es que a medida que vamos creciendo, vamos configurando nuestra programación interna, incorporando en forma de creencias subconscientes todo lo que captamos de nuestro alrededor. Y es esta programación la que condicionará nuestras decisiones, comportamiento y capacidad de percibir abundancia o escasez en nuestro día a día. La abundancia externa es un reflejo de nuestro interior, de nuestro patrón mental y emocional.

¿Y entonces qué quieres crear, pobreza o abundancia? Somos creadores y creamos cosas de adentro hacia afuera. La abundancia es una emoción, la emoción de tener todo lo que quieres sin importar las circunstancias. Probablemente estes pensando: Es fácil de decirlo, pero es muy difícil cuando tienes deudas y no tienes dinero para pagar las cuentas, y es correcto, es muy difícil, así que estás creando más pobreza cuando piensas de esa forma y empeoras tu situación. Si quieres crear abundancia en tu vida, la forma más fácil es empezar con tus palabras. Las palabras crean pensamientos. La repetición de las palabras se convierte en creencias, y las creencias crean sentimientos; tú puedes activar esos sentimientos para convertirlos en emociones.

¿CÓMO SINTONIZAR CON LA ABUNDANCIA?

Gestiona tu vibración: La abundancia vibra en una frecuencia energética alta, tal y como lo hacen las emociones del amor, felicidad, alegría… y otras consideradas positivas por lo que para atraer abundancia a tu vida necesitas abrirte al amor y vibrar en esa frecuencia. Ten en cuenta que atraerás a tu vida todo aquello que esté en consonancia con tu vibración energética, por lo que si vibras en frecuencias de escasez como el miedo, la duda o el estrés, estarás alejando la abundancia de tu vida.

Siéntete merecedor: Debes considerarte digno y merecedor de todo lo bueno que la vida tiene para ti. Este punto es vital, y va totalmente ligado con tu nivel de autoestima y valoración personal y profesional. Gestiona los pensamientos que tienes hacia ti y transforma tus creencias inconscientes para hacer aflorar todo tu potencial.

Repite afirmaciones positivas: Yo merezco sólo cosas buenas. Yo soy abundancia. Cada célula de mi cuerpo, mente y espíritu está llena de abundancia. Yo estoy abierto(a) a recibir. El dinero llega a mí de diferentes formas.Recuerda que nuestro cerebro cree TODO lo que le decimos.

Practica la Gratitud: Esto eleva tu frecuencia vibratoria y te posiciona en una actitud positiva y constructiva. Estoy segura de que tienes mucho por lo que agradecer, así que practícalo diariamente y déjate asombrar por sus beneficios. Da y ábrete a Recibir.

Desapégate del resultado: Paradójicamente, cuando más nos centramos en lo que queremos conseguir aparece el apego a los resultados en forma de ansiedad, esfuerzo, sufrimiento… Y es entonces cuando nosotros mismos bloqueamos la abundancia. Prueba a desapegarte del resultado. Ten claro qué quieres y céntrate en dar lo mejor de ti durante el proceso sin perder de vista el por qué y para qué de lo que haces y de esta forma tus resultados aparecerán.

Cristaloterapia: puedes conectar con la vibración de los cristales a través de la meditación o portarlos como amuleto.

  • Ojo de tigre: El ojo de tigre vibra en sintonía con la abundancia y es una piedra ideal para reforzar nuestro autoestima. Una de sus características principales es entregar fuerza interior y seguridad en nosotros mismos. Esta piedra además, Nos ayuda a discernir y a tomar desiciones sin irnos los extremos.
  • Citrino: El Citrino una piedra sumamente positiva. Representa la alegría de vivir, hace renacer las motivaciones y devuelve la esperanza. Entrega fuerza física y eleva el autoestima potenciando nuestro optimismo. Tiene un costado poderoso relacionado con la felicidad y el éxito. Se le atribuye la virtud de vibrar en sintonía con la abundancia y la prosperidad.
  • Pirita: Esta piedra se caracteriza por ayudar a materializar los propósitos. Su vibración es afín a la abundancia.  Aporta bienestar y paz en el hogar, por lo que es conocida como “la piedra de la casa”. Psicológicamente alivia la ansiedad y la frustración. Potencia la autoestima y la confianza.
  • Jade: Una de las piedras para el dinero más utilizada para atraer la prosperidad financiera. El jade ayuda a mejorar la economía en todos sus aspectos. Es muy utilizada en la cultura oriental, donde la consideran una piedra muy potente y llena de propiedades. Se dice que el jade ayuda a agilizar y facilitar cualquier trámite económico. Su ritual consiste en tener una de ellas en el lugar donde guardamos nuestro dinero.

Aromaterapia: El olfato es el sentido más poderoso y el que más influye en la actividad cerebral. Los bulbos olfatorios están muy conectados con las áreas del cerebro que procesan las emociones y el aprendizaje.

  • Canela: Las propiedades estimulantes de la canela ayudan a combatir la fatiga mental y a mejorar la concentración. La canela es un aroma importantísimo en la aromaterapia pues tiene infinidad de beneficios para nosotros, entre ellos la atracción de la prosperidad y la buena suerte, la canela tiene propiedades milenarias que la enlazan a estos dones desde hace cientos de años, y está íntimamente ligada a la salud, oler o aplicar aceite esencial de canela ayuda con muchísimos males físicos, como lo son dolores de huesos, problemas con diabetes, evita la pérdida de memoria y fortalece las vías respiratorias.
  • Naranja: el aroma de naranja es otro activador de la energía, la aromaterapia de naranja en la mañana es ideal para personas que viven en grandes ciudades para que la energía dure por más tiempo y se active la energía, como un shot de café, también es un estimulante para diversas situaciones y en  las noches, la naranja es el único cítrico con propiedades afrodisíacas para fomentar un contacto más profundo con sus parejas, la aromaterapia de naranja es benéfica también para la salud como la mayoría de aromas cítricos.
  • Limón: Este aroma facilita la concentración y tiene propiedades calmantes que son útiles cuando te sientes ansioso o enojado. El limón también tiene propiedades antivirales que pueden ayudar a combatir el dolor de garganta y prevenir gripas al potenciar el sistema inmune y mejorar la circulación.
  • Romero: Este aroma es ideal para “levantarte” los lunes en la mañana. Además de mejorar la retención de la memoria, el romero tiene propiedades estimulantes que combaten el cansancio físico, los dolores de cabeza y la fatiga mental. Es el aroma ideal para concentrarte y quitar todo lo que te distrae del ambiente, ideal para usar al estudiar, en el trabajo e incluso recomendado para personas con problemas de concentración

Ten en cuenta que la abundancia no entiende de esfuerzo o sacrificio, sino de fluir. No necesitas salir a buscar la abundancia sino simplemente abrirte a ella y permitir que fluya a través tuyo.

Eres abundante, no lo olvides.

Un abrazo,

Nicole.