Tercer ojo Chakra (6)

Color: Azul índigo o violeta profundo.

Piedras asociadasAmatista, lapislázuli, fluorita, labradorita.

Aroma: Romero, lavanda, pasiflora.

El chakra del tercer ojo se encuentra ubicado en el centro de la frente, justo por encima de los ojos; En sánscrito se conoce como “Ajna” chakra que significa “más allá de la sabiduría”. Es el centro energético de nuestro cuerpo responsable de la realidad, la percepción, la manifestación, el pensamiento y la intuición. Se asocia a la  creatividad, la imaginación y nuestra percepción mas allá del mundo físico.

Este chakra en armonía es la puerta de entrada a la percepción extrasensorial ya que su principal función es crear una conexión entre el mundo visible y el mundo espiritual, entre la realidad concreta y la energía sutil. Cuando está equilibrado hay una sensación de tener claro el camino de nuestra vida y somos más asertivos a la hora de escoger las acciones que debemos llevar a cabo para ello. En general hay mayor tranquilidad, paz y confianza en nuestra voz interior.

Cuando el chakra del tercer ojo se encuentra cerrado o bloqueado, puede generar falta de propósitos o desconexión con el mundo exterior. También se puede manifestar un profundo egoísmo o tendencia a escapar de las propias responsabilidades.

Algunos síntomas del 3er ojo cerrado

intuición nula o apagada.

Dificultad para visualizar y proyectar.

Incapacidad de ver más allá de nuestros problemas.

Escuchar demasiado a la mente (al ego)

Confusión (no vemos de forma clara las ideas por lo que no tienen salida al plano material, lo que finalmente se convierte en frustración).

  

Autotest

 

¿Soy capaz de visualizar mis metas y sueños?

¿me siento mentalmente fuerte?

¿Tengo muchas ideas y tomo medidas para llevarlas a la realidad?

Si tus respuestas fueron “NO” es probable que a tu tercer ojo le falte energía, pero ¡no te preocupes! existen diferentes alternativas para equilibrar este centro.

 

¿Cómo equilibrar Ajna Chakra?

 


Gemoterapia:
Las piedras que conectan y abren el tercer ojo son especialmente propicias para la construcción de la intuición. Puedes recostarte en un ambiente tranquilo y poner el cristal en tu entresejo por uno 10 a 15 minutos al día para ir trabajando este centro energético.

  • AMATISTA: La Amatista, por su coloración (Tonos violetas y lilas oscuros), conllevan propiedades que nos conectan con nuestros poderes intuitivos, nuestra percepción para captar vibraciones más altas. su vibración y su tonalidad trabajan y despiertan la transmutación, la re conexión con energías más altas y espirituales y que habilita el perdón. Por eso, también es un cristal ideal para trabajar en instancias de duelos, de separaciones o heridas emocionales que necesitamos soltar. La amatista se considera el cristal de la meditación, ya que el contacto con ésta gema proporciona energía tanto física como emocional. De ésta manera consigue aumentar nuestra creatividad, intuición, memoria y comprensión de nuestro entorno.
  • LAPISLÁZULI: Junto con la turquesa el lapislázuli está entre las gemas más apreciadas de las antiguas civilizaciones. Se dice que fue fundamental en la Atlántida ya que la utilizaban para acceder a los mundos internos, conexión con guías espirituales y espíritus de la naturaleza. En la antigüedad era considerada la sede del infinito, el elemento donde habitaba la esencia de la fuerza humana. En Egipto le atribuían propiedades extraordinarias para el desarrollo espiritual y cualidades sobrenaturales, tallándose objetos protectores y mágicos con él. Cuando se medita con este cristal, nos ayuda a revelar la verdad sobre nuestro ser auténtico. Se trata de un cristal ideal para establecer intenciones que involucran el auto descubrimiento, la conciencia y la intuición. Para activar este cristal debemos concentrarnos en la energía que viene de la fuente universal. Cuál es nuestra conexión con todo lo que nos rodea, hasta donde podemos expandir nuestra idea de conciencia y de pertenencia en este plano universal. Entender que nuestra conexión con lo divino no viene de afuera, sino de nuestro interior. El meditar con este cristal cuando nos sentimos perdidos y desolados, puede darle un nuevo propósito a nuestra existencia y hacernos ver que hay algo más allá de nuestra realidad material.

Yoga: Los ejercicios de yoga dirigidos a la circulación de energía sutil están enfocados en liberar las contradicciones y conflictos internos que rondan por nuestros pensamientos para lograr paz y equilibrio mental a través del contacto directo con el mundo espiritual. En general, las posturas de meditación sentadas y las que traen la frente en contacto con el suelo equilibran el Ajna chakra. Algunas de ellas: Siddhasana (Postura Perfecta), Sukhasana (Postura Fácil) o  Balasana (Postura del Niño).

Meditación: La meditación es una técnica que todos podemos usar en cualquier momento y lugar. Sirve para calmar la mente y restaurar la paz y la armonía dentro de nosotros mismos. También tiene como objetivo ayudarnos a producir orden dentro y alrededor de nuestra confusión.

Música: Escucha música suave que tenga algún sonido que evoque otros mundos.

Hierbas y aceites: Artemisa, anís estrellado, azafrán, albahaca, jazmín, lavanda, pasiflora o romero. Puedes usar estas hierbas quemándolas como incienso, aplicarlas de uso tópico (en forma diluida), o consumirlas en té.

Baños de sol: A un nivel físico, la luz despierta la glándula pineal que mejora la función del tercer ojo. Evita pasar mucho tiempo en lugares muy cerrados u oscuros. Es posible que tu mente se vuelva mucho más clara si sales un poco más y tienes contacto directo con la luz del sol.

Alimentación: Introduce más ciruelas, pasas, dátiles, moras, arándanos, higos, berenjenas y repollo morado a tu dieta.

Afirmaciones: infunde a tu mente con afirmaciones de apoyo y amor. Trata de elegir una declaración con la que sinceramente resuenes. Ej: “Creo mi realidad”, “Confío en mi intuición”, “Veo con claridad”, “Me conecto con la sabiduría del universo”. Y repitela para ti durante el día todas las veces que puedas.

 

Espero esta información te haya servido de ayuda.

con cariño,

Nicole.