¿Qué es un altar?

Un Altar es una fuente de energía positiva que emana su luz a todo el lugar donde se encuentra ubicado. Suele ser un espacio que nos conecta con nosotros mismos y también con la divinidad o lo “sagrado” (dependiendo lo que sea sagrado para cada uno de nosotros). Puede ser grande o pequeño. Se puede configurar en un espacio dedicado a ello en el centro de una habitación, se puede hacer afuera en el jardín o se puede ubicar en una pequeña sección de alguna habitación a ras del suelo o sobre una mesita auxiliar. 

TIPOS DE ALTARES

Altar de meditación: Un altar de meditación puede contener cristales y piedras preciosas elegidos por sus propiedades metafísicas para potenciar tu despertar espiritual. 

Altar elemental: Puedes hacer un altar elemental que se enfoque en los cuatro elementos de la naturaleza: aire, fuego, agua y tierra. Es una antigua costumbre de muchas civilizaciones rendir homenaje a los elementos. Un altar elemental trae el poder de estos elementos a tu entorno personal y te pone en armonía con los elementos que te rodean. 

Altar ritual: Altar ritual es un altar donde se realiza cualquier tipo de ritual, por ejemplo: limpieza de piedras, programación de piedras etc. Todo puede hacerse como un ritual y  aquí mismo puedes guardar y almacenar los artículos usados.

Altar de homenaje o altar de muertos: Muy conocido en la cultura Mexicana. En él puedes tener fotos de seres queridos que han fallecido. Puedes agregar flores frescas y los recuerdos personales que tengas para rendir homenaje a quién deseas recordar. Puedes incluir un espacio donde sentarte para la oración y la reflexión. 

Puedes elegir armar alguno de estos altares, fusionar sus conceptos o crear una fórmula completamente propia. 

¿Cómo empezar a construir mi propio altar?

Cómo mencioné anteriormente esto es sumamente personal, pero te voy a dar algunas directrices o sugerencias que a mi me han servido para crear mis propios espacios sagrados. Algo que siempre utilizo la presencia de los elementos:

FUEGO: Es uno de los principales elementos transmutadores que acompaña la mayoría de los rituales, peticiones, altares, lecturas de tarot y agradecimientos. Las velas son la forma más fácil de tener el fuego al alcance de la mano. Por ello siempre suelo tener velitas en mis altares para transmutar y elevar mis plegarias.

TIERRA: La tierra se puede representar con objetos de madera, una planta, una flor, piedras, cuarzos, elementos de la naturaleza (piñas, palos, piedras, frutos etc.) A mi me encanta trabajar con cristales porque tienen energía y memoria natural ya que se forman  en el centro de la tierra durante miles de años. Son tan nobles y amorosos que se abren a quien quiera descubrirlos. Es cuestión de tener paciencia, observarlos, sentirlos, sostenerlos en tus manos y comenzar a familiarizarnos con su energía de a uno a la vez. Cada cristal trabaja una energía distinta según su tipo, forma o color. Al principio, es difícil pretender conocerlos todos o saber todos sus secretos. Sus misterios se revelan con el paso del tiempo y con la relación que logras entablar con ellos. Como todo en este misterioso mundo de la energía, este elemento lleva mucho tiempo de práctica y experimentación.

AGUA: se puede representar en un altar con un recipiente de vidrio que la contenga. Nuestro planeta y nuestro cuerpo están formados en su mayor parte por agua, por ello nuestra relación con ella es cotidiana y natural, al punto que no tomamos conciencia de su poder. Pero el agua es uno de los elementos primordiales para la vida, que merece nuestro absoluto respeto. Por su cualidad fluyente nos conecta con el plano emocional y puede usarse, entre otras cosas, para limpiezas energéticas y activaciones. Trabaja por vibración, así que se la puede programar y activar con hierbas, flores, esencias y/o cristales.

  • Agua de florida: Es una antigua colonia floral peruana muy reconocida y usada en rituales y en el chamanismo. De aroma perfumado y fuerte. Tiene diferentes usos y utilidades, es una gran aliada para limpiar plantas y herramientas antes de usarlas para rituales, limpiezas u ofrendas. Puedes vaporizarla para limpieza de espacios. Lavarte las manos con ella después de una sesión de Tarot o ponerte en la coronilla y en los antebrazos para una limpieza energética rápida.

  • Agua de rosas: Miguel Ángel la tomaba como té y Cleopatra decía que tenía propiedades mágicas para la piel. No es casualidad que haya sido venerada por tantos años hasta la actualidad. Es fácil de hacer, económica y funciona como una poción de belleza que hace maravillas por todos los tipos de pieles. Además trabaja el amor, el aspecto ying femenino por lo que puede ser utilizada en rituales o baños de amor y autoestima. Además dicen por ahí que es un poderoso afrodisíaco jiji.

  • Agua Bendita: es agua común que atraviesa un proceso de limpieza, recibiendo la buena energía que se le envía a través de rituales y palabras de conexión con la divinidad. Los curas saben mucho de energía y transmutación, elevan la vibración del agua con rezos y activaciones y hacen de este elemento algo muy interesante para el trabajo energético. Es ideal para hacer limpiezas energéticas de espacios, para usar cuando necesitas descargar energía discordantes o para limpiar con ella tu altar o tus cristales.

AIRE: El aire es un elemento esencial para la vida. Es capaz de poner la energía en movimiento, atraer cambios y estimular la creatividad. Es un elemento ideal para hacer limpiezas energéticas porque tiene el poder de tomar de los espacios y de las personas lo que ya no vibra en su sintonía y llevárselo. Por eso se simboliza en los altares a través de los inciensos o las quemas ancestrales. 

ÉTER: El éter representa lo invisible, el vacío, aquello que hace posible todo lo demás. Puedes simbolizarlo con imágenes o figuras de deidades, algún ser de luz que te inspire, un maestro ascendido o incluso fotos de tus ancestros. Cualquier objeto que te transmita amor serviría. 

Tipos de altares vas a encontrar muchísimos, lo importante es que crees el tuyo según tus propias creencias, metas e ideales.

Espero que esta información te haya sido útil.

con cariño,

Nicole.