logo-pia-nuevo-2021-100px

Inicio

Tienda

Buscar por categoría

Buscar por vibración

Buscar por piedra

Buscar por signo

Gemoteca

Talleres

Blog

¿Cómo Comprar?

Carrito

Seguro que hay momentos en que te sientes súper activa con ganas de comerte el mundo y otros bajoneada donde lo único que quieres es estar acostada en tu cama. Si, a todos nos pasa y es totalmente normal. Nuestra energía es cambiante y depende netamente de nuestros pensamientos, acciones, los lugares donde transitamos, las cosas que tocamos, con quienes nos juntamos etc etc etc!

 

Al estar viviendo una crisis a nivel mundial es muy probable que te sientas contagiado de esta baja energía ya que muchas personas están vibrando bajo, sintiendo miedo, angustia o incertidumbre y eso se puede sentir en el ambiente.  

 

¿Qué sentimos cuando estamos con baja energía? Molestias físicas, cansancio sin causa aparente, nos cuesta dormir o tenemos pesadillas, nos volvemos muy sensibles, llorones y/o simplemente no tenemos ganas de hacer nada.

 

Aumentar nuestra frecuencia requiere un esfuerzo consciente que involucra al sistema cuerpo, mente y espíritu. Si modificamos nuestros hábitos de acción y pensamiento, lograremos un cambio real en nuestras vibraciones y en consecuencia, en nuestra vida. Lo primero que tenemos que hacer es ser honestos con nosotros mismos e identificar qué o quienes nos están restando energía para poder mantener nuestra distancia y acercarnos a aquello que nos haga feliz y eleve nuestra frecuencia.

 

Te dejo una lista de cosas que puedes comenzar a practicar que de seguro te harán sentir mucho mejor por estos días.

 

  • Medita. Con demasiada frecuencia vivimos apurados en nuestro día a día, con la mente dispersa y en un estado de ansiedad y estrés. La meditación ayuda a calmar tu espíritu y a ponerte en un estado de paz mental. No es necesario ser un experto ni pasar largas horas en meditación. Puedes comenzar por 5 minutos a día, preferentemente al despertar o antes de irte a dormir. Siéntate en una posición cómoda, cierra los ojos y respira hacia adentro y hacia afuera. Escuchando tu respiración hasta entrar en un profundo estado de relajación. Cuando conectamos con nuestra energía interior los ruidos externos desaparecen y podemos escuchar nuestra verdadera voz interior.

  • Usa piedras y cristales. Las piedras guardan la memoria del universo y tiene el poder de equilibrar nuestra energía. Hoy más que nunca te recomiendo entrar en contacto con tus piedras y amuletos, úsalos, siente su energía y deja que a través de sus armónicas vibraciones te ayuden a equilibrar tu campo magnético. (En otro post les escribiré detalladamente que piedras son las que más nos pueden ayudar para la angustia, ansiedad y/o estrés.)

 

  • Aliméntate bien. Se más consciente de lo que te echas a la boca. Algunos alimentos vibran a altas frecuencias, y otros a más baja vibración. Si estás consumiendo alimentos llenos de productos químicos y pesticidas, o que se encuentran dentro de envases de plástico, estos te dejarán vibrando más bajo. Por el contrario, consumir productos naturales, provenientes de la tierra, orgánicos y de buena calidad, te dejaran vibrando en un nivel más alto. Un gran primer paso es agregar más verduras y frutas a tu dieta y disminuir el consumo de azúcar refinada y alimentos procesados. Somos lo que comemos, ingerir comida sana sube nuestra vibración y nos conecta con la naturaleza. Cada vez que comas agradece… Agradece a la tierra y agradece a quienes cultivan para que tu puedas comer.

 

  • Asegúrate siempre de beber mucha agua (lo mejor es filtrarla) para ayudar a tu cuerpo a eliminar la toxicidad que tiene un importante impacto en nuestra vibración. También puedes cargar el agua con cristales y aprovechar al máximo su energía (más adelante subiré un post sobre este tema)

 

  • Muévete. Haz que la sangre circule. La vibración requiere movimiento, cuanto más te muevas, mejor se moverán tus células. ¡Ponte activo!

 

  • Escucha música que suba tu vibración. Es tan simple como poner en YouTube “música de alta vibración” y encontraras un sinfín de videos en 432 hz. Simplemente déjalos sonar de fondo mientras haces tus cosas en el día a día.

 

  • Haz cosas que te hagan feliz. Algo sencillo para subir tu vibración es hacer cualquier actividad que te apasione: bailar, jugar, escribir, cantar, dibujar, leer, hacer deporte, cualquiera que sea tu pasión te proporcionará bienestar y en ese momento tendrás la sensación de que estás conectado.

 

  • Limpia y ordena tus espacios. Organiza tu casa, habitación u oficina eliminando todos aquellos objetos que no utilizas constantemente. El desorden, la suciedad y la acumulación provocan estancamiento de energía.

 

  • Confía en tus capacidades. Cree en ti mismo. Conócete. Valórate y trabaja en tu autoestima y amor propio. Tu potencial es ilimitado.

 

  • Evita quejarte. Las quejas atraen carencia y bajan tu vibración. Se más consciente de tus pensamientos para lograr así romper con patrones y juicios errados.

 

  • No Juzgues. Ni a otras personas, ni a ti mismo. Todos estamos atravesando diferentes experiencias y estados de conciencia. No somos quien para jugar los procesos de otros.

 

  • Vive con gratitud todo lo que se presenta día a día en tu vida. Busca incluso en aquellas situaciones que no consideras “positivas” oportunidades de aprendizaje y crecimiento. Vivir con gratitud nos permite abrirnos a recibir más. Hacer una lista de gratitud cambia tus vibraciones y te ayuda a enfocarte en lo que tienes y que ya es abundante en tu vida.

DESTACADOS